Año 2016

 

CAMINAR DESDE CRISTO

 

Escrito pastoral para el domingo 17 de abril

 

 

La Iglesia mira en el tiempo de Pascua a Cristo resucitado. Lo hace siguiendo los pasos de san Pedro, que lloró por haberle negado, y reanudó su camino confesando, comprensible temor, su amor a Cristo: «Tú sabes que te quiero» (Jn 21, 15.17). Lo hace unida a san Pablo, que lo encontró en el camino de Damasco y quedó cautivado por Él: «Para mí la vida es Cristo, y la muerte una ganancia (Fil 1, 21). Lo más grande es que la Iglesia vive estos acontecimientos, después de dos mil años, como si hubieran sucedido hoy. «¡Dulce recuerdo de Jesús –canta la Iglesia–, fuente de verdadera alegría del corazón!»

 

Pero el caso es que hoy suceden otros acontecimientos. Estamos en un Año jubilar, en el que vivir la misericordia de Dios y mostrarla en las catorce obras hacia los demás en las que debemos desplegar nuestro compromiso y el amor misericordioso del Padre en Cristo. Queremos ahondar en la Doctrina Social de la Iglesia, orientación fundamental para la vida pública de los católicos. Y miramos con cierto estupor la situación de España, cómo actúan las fuerzas y partidos políticos en circunstancias no fáciles. Conscientes, pues, de la presencia del Resucitado entre nosotros también preguntarnos, como aquellos que le decían a Pedro en Jerusalén inmediatamente después de su discurso el día de Pentecostés: «¿Qué hemos de hacer, hermanos?» (Hch. 2, 37).

 

Yo sé que hemos de sacar un renovado impulso en la vida cristiana, haciendo que sea además, la fuerza inspiradora de nuestro camino. Recuerdo aquí unas luminosas palabras de san Juan Pablo II, cuando se dirigía a toda la Iglesia en los inicios del nuevo milenio el 6 de enero de 2001, justamente haciéndose la misma pregunta que le hicieron a Pedro: «Nos lo preguntamos con confiado optimismo, aunque sin minusvalorar los problemas. No nos satisface ciertamente la ingenua convicción de que haya una fórmula mágica para los grandes desafíos de nuestro tiempo. No, no será una fórmula lo que nos salve, pero sí una Persona y la certeza que ella nos infunde: ¡Yo estoy con vosotros! (Carta apostólica «Al comienzo del nuevo milenio, 29).

 

Se trata de conocer, amar y sobre todo imitar, para transformar la historia, la sociedad: el tiempo y la cultura por la que se mueve la gente está cambiando; hay que tener en cuenta el verdadero diálogo, pero nuestros objetivos pastorales no deben cambiar, sino intensificarse: centrarnos en un salir para evangelizar, mostrar qué es ser cristiano en los sacramentos de iniciación, enseñar a nuestros hijos y nietos lo que es la verdadera familia y la dignidad del ser humano sean o no de los nuestros. Y ser fieles a principios esenciales: la igualdad entre hombre y mujer, la defensa de la vida, la vida pública como servicio a los demás y no al propio interés, grupo o partido político y la ayuda mutua entre grupos, movimientos e instituciones católicas. Pero hay una cosa a hacer sin demora: «¡Tenemos que dar el honor debido al matrimonio y la familia!», son palabras del Papa Francisco del 22 de abril de 2015. Cristo promete gracia a la unión conyugal y a la familia. Es la semilla de la igualdad radical entre cónyuges hoy, que debe dar nuevos frutos.

 

¿No es un listón muy alto en una sociedad tan complicada como la nuestra actual? Sin duda. Pero sería un contrasentido contentarse con una vida mediocre. Se pregunta al catecúmeno: «¿Quieres recibir el Bautismo?, que es como decirle: «¿Quieres ser santo?» Es nuestra vocación. El Señor no nos abandonará.

 

X Braulio Rodríguez Plaza

Arzobispo de Toledo

Primado de España

 

Q