DELEGACIÓN DIOCESANA DE ENSEÑANZA

 

PECULIARIDAD DE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR

 

El carácter propio de la enseñanza religiosa escolar aparece más claramente cuando ésta se sitúa en relación con la catequesis de la comunidad cristiana, y con las otras disciplinas.

I. ENSEÑANZA RELIGIOSA ESCOLAR Y CATEQUESIS DE LA COMUNIDAD CRISTIANA

 a) Dos ámbitos distintos

La enseñanza religiosa escolar y catequesis de la comunidad cristiana se sitúan en dos ámbitos distintos, que les proporciona su peculiaridad propia: En la escuela los grupos humanos quedan primariamente unidos por relaciones académicas de índole pedagógica, mientras que en los ámbitos de la Iglesia, los grupos de creyentes están primordialmente reunidos por el vínculo de la fe, constituyendo comunidades eclesiales; la relación con los catequizados es de índole testimonial, exigiendo una comunión en la misma fe.

Diversa fuente de iniciativa

En la catequesis de la comunidad cristiana, la Iglesia actúa por propia iniciativa en las estructuras que ella misma establece para catequizar: catecumenados, parroquias, grupos apostólicos, pequeñas comunidades,... Es la comunidad la que convoca e invita.
En la enseñanza religiosa escolar, en cambio, la Iglesia actúa en un ámbito creado primordialmente para la educación del ciudadano en cuanto tal, en estructuras de la sociedad para tal fin. En ellas, la Iglesia es llamada a prestar un servicio, como pueden ser llamadas otras confesiones religiosas u otros grupos culturales. La Iglesia puede tener o no posibilidades de responder a esta petición. Si acepta, tiene que adaptar la enseñanza religiosa a los objetivos y métodos propios del quehacer escolar: encarnar su acción dentro de los condicionantes concretos históricos de la institución docente.

Aunque el sistema educativo o el centro escolar pueden adolecer de condicionantes negativos, hay que impartir enseñanza religiosa en la medida en que tales condicionantes no entren en contradicción con la fe cristiana

Distinta intencionalidad de los destinatarios

Respecto a la catequesis de la comunidad cristiana, en los padres que envían a sus hijos, o en los niños y jóvenes que acuden a ella por propia iniciativa, se supone una intención directa y explícita de buscar la evangelización y una más profunda integración en la comunidad cristiana.

Respecto a la enseñanza religiosa escolar, cuando los padres piden que la educación de sus hijos no carezca de esta dimensión, lo que de modo más o menos explícito desean es que lo religioso se integre en la formación humana, que el sentido de la vida y visión del mundo que van a recibir en la escuela tengan perspectiva cristiana.

Objetivos diversos

La catequesis de la comunidad cristiana tiene como objetivo que la fe del cristiano se inicie y madure en el seno de esa comunidad, enraizándose en la fe de la misma, explicitándose en todas sus dimensiones noéticas o cognoscitivas, nutriéndose en las celebraciones litúrgicas y robusteciéndose en los compromisos cristianos. La vivencia de la comunidad cristiana, en suma, es el lugar apropiado para la maduración de la fe personal y comunitaria.

La enseñanza religiosa escolar tiene como objetivo estimular a que, desde un conocimiento de la fe cristiana, tenga lugar el diálogo interdisciplinar que debe establecerse entre el Evangelio y la cultura humana, en cuya asimilación crítica madura el alumno. La enseñanza religiosa pretende integrar esta dimensión en la formación de la personalidad, incorporar el saber de la fe en el conjunto de los demás saberes y la actitud cristiana en el interior de la actitud general que el alumno va adoptando ante la vida.

b) Complementariedad de las dos acciones

Aparece así claramente que estas dos tareas son complementarias. Una catequesis viva en la comunidad es el terreno más apropiado para que fructifique la enseñanza de la religión. Y una buena enseñanza religiosa creará el deseo de una plena catequización en el seno de la comunidad cristiana

Cuando el grupo de alumnos que optan por la clase de religión sea mayoritariamente creyente, la formación religiosa escolar – incluso en un centro estatal– podrá alcanzar a veces no sólo sus objetivos propios, sino también dimensiones noéticas y de compromiso cristiano más propias de la catequesis de comunidad.

Pasar de una enseñanza religiosa de calidad a una catequesis de la comunidad lo consideramos como el caso más frecuente, si nos referimos a adolescentes y jóvenes. Haciendo un diagnóstico de la realidad actual sobre los alumnos mayores, habrá que tomar muy en cuenta que su situación a veces exige una primera evangelización. En algunos casos, podrá hacerse directamente sobre la base de una propuesta objetiva de la fe cristiana.

Para no pocos alumnos, sin embargo, habrá que presentar, asimismo, aquellos presupuestos que resultan indispensables a las generaciones actuales, si queremos capacitarlas en orden a comprender el auténtico sentido del mensaje cristiano.

Para lograr que el hombre de hoy perciba el sentido del lenguaje religioso es necesario restaurar el espacio de interrogación desde el que la pregunta por la salvación tenga sentido existencial.

El situar la enseñanza religiosa bajo el signo de una cierta oferta del Mensaje cristiano con vistas a una posible opción de fe tiene la ventaja de que:

× el alumno que pueda estar en búsqueda o enfrentado con dudas religiosas, encontrará en la enseñanza religiosa las respuestas que la Iglesia da a sus problemas y tendrá ocasión de reflexionar sobre ellas;
 al alumno no creyente se le ofrece la ocasión de confrontar su propia situación de incredulidad con las perspectivas de la fe y eventualmente reconsiderarla;

 el alumno creyente, en fin, tiene la posibilidad de integrar su opción creyente en el interior de una cultura profana, de alimentarla a partir de ella, de purificarla y de capacitarse para dar razón de su fe

c) Un paso más sobre el carácter propio de esta enseñanza

Después de todo lo expuesto, pensamos que se puede avanzar en la clarificación de la enseñanza religiosa situándonos en una perspectiva de reflexión teológica. En la Teología pastoral nos parece que hay un fundamento para que se reconozca a la enseñanza religiosa el derecho a un estatuto propio dentro del ministerio de la Palabra.

Según se expresa el Directorio General de Pastoral Catequética7, "el ministerio de la Palabra reviste múltiples formas según las diversas situaciones en que se ejerce y los fines que pretende conseguir". Si aplicamos este principio a la enseñanza religiosa, su peculiaridad estriba en la situación original en que se ejerce (el ámbito escolar) y en el fin original que pretende (hacer posible la síntesis entre fe y cultura en el interior del proceso educativo).

Esta identidad de la enseñanza religiosa dentro del ministerio de la Palabra hace, según nuestro punto de vista, que se rija –como las otras modalidades– por leyes propias, lo cual nos parece muy importante a la hora de plantearse la finalidad, los contenidos, los objetivos y el método de esta enseñanza.

En la realidad concreta del quehacer pastoral, la enseñanza religiosa –igual que sucede con las demás formas– participará de aspectos de las restantes modalidades (evangelización, catequesis, teología); ya que "todas ellas están estrechamente unidas entre sí".

 La enseñanza religiosa asumirá de la evangelización, por ejemplo, el aspecto de propuesta de Mensaje cristiano con vistas a una posible opción de fe, aunque su intencionalidad interpelativa sea –normalmente– más discreta.

 La enseñanza religiosa asumirá, a veces, de la catequesis la búsqueda de maduración en la fe de los alumnos creyentes, en cuanto enraizamiento cultural de esa fe con vistas a capacitarlos para que den razón de ella en el mundo.

× La enseñanza religiosa asumirá de la teología (forma de la que nos parece estás más próxima) los resultados de la investigación científica en el diálogo fe‑cultura, quehacer insoslayable de las ciencias teológicas, para integrar esas conclusiones, adecuándolas a la edad de los alumnos, en el proceso de la adquisición de la cultura.

Aunque participe en estos u otros aspectos de las restantes modalidades del ministerio de la Palabra, la enseñanza religiosa –en sí misma– no se reduce a ninguna de ellas, sino que tiene un estatuto propio
Creemos que esta clarificación teológico‑pastoral, necesariamente un tanto técnica, puede a la larga ser más fecunda, porque de ella se van a derivar importantes consecuencias. No pidamos a la enseñanza religiosa lo que ella no es: hay que exigirle, en su línea propia, todo lo que entraña. No se debe considerar a la enseñanza religiosa como una evangelización y catequesis de segunda clase que, al ser impartida en medios de condiciones no siempre favorables, no pudieran ser desarrolladas como en los ámbitos propiamente eclesiales

El definir la identidad de la enseñanza religiosa trae consigo una clarificación mayor sobre el estatuto propio del profesor de religión dentro del ministerio pastoral. No pidamos al profesor de religión que necesariamente asuma todas las tareas propias del catequista. Esta función –en la clase de religión– muchas veces ni puede ni debe llevarse a cabo. Esto podrá liberar a muchos profesores del peso que supone, en estos momentos, la dolorosa constatación de que en la escuela, frecuentemente, no se puede llegar a una plena evangelización y catequización porque el ambiente no se presta a ello. No es menos posible, sin embargo, aun en esas circunstancias, ser un buen profesor de religión, que serlo de otras disciplinas humanísticas. 

Este modo de ver las cosas nos obliga a potenciar los cauces específicamente eclesiales de catequización en el interior de una pastoral juvenil muy necesaria. 

 Esto reclama, igualmente, que el diálogo fe‑cultura se desarrolle con profundidad a nivel universitario. Creemos que es uno de los cometidos mayores de las Universidades de la Iglesia. Pensamos también que en las Universidades civiles las ciencias religiosas deberían ocupar su lugar. Sin esta necesaria perspectiva universitaria, la enseñanza religiosa escolar en los centros docentes carecerá de muchos puntos de referencia. 

 

 

 

Q