Oficina de Información

BALANCE DEL AÑO 2016

 

La acción caritativa y social de Cáritas impulsó en 2016 más de 40 programas de acción

 

 

El año pasado se trabajó, gracias al compromiso de voluntarios, empresas y asociaciones, en áreas como el empleo y la formación, la familia y la defensa de la vida, y la ayuda a cristianos perseguidos en Siria.

Al finalizar el año 2016 el Equipo Directivo de Cáritas Diocesana de Toledo ha hecho balance, un año que ha estado marcado por el Año de la Misericordia, en el que la entidad de la Iglesia Católica, con más de 40 programas, ha trabajado, entre otras áreas, por la defensa de la vida, de la familia, del empleo y los cristianos perseguidos, con proyectos que se han llevado a cabo gracias a la labor de trabajadores, voluntarios, socios, parroquias, empresas, organizaciones y asociaciones, que tal y como ha manifestado el director de Cáritas Diocesana de Toledo, Antonio Espíldora, “están acompañando a los más necesitados, estando atentos a sus demandas y peticiones”.

En 2016, tras los años más duros de la crisis, en Cáritas Diocesana de Toledo se constata que se ha reducido el número de personas que acuden a las acogidas, pero se ha generado un “empobrecimiento de la pobreza”, por lo que “estamos trabajando para ayudar a encontrar un empleo digno y un hogar digno a todas las personas que vienen hasta Cáritas”, ha señalado el director de Cáritas Diocesana de Toledo, que ha recordado que se atienden directamente a más de 15.000 personas en toda la Archidiócesis.

En este sentido Antonio Espíldora, que ha comentado que “el acompañamiento es básico en la acción caritativa”, ha indicado que en 2016 Cáritas Diocesana de Toledo ha trabajado en dar a conocer y en sensibilizar la actividad que lleva a cabo en la Diócesis, con la consolidación de la Ruta de la Caridad, por la que han pasado más de 1.700 personas; el Programa Edu Cáritas, que comenzó en el Colegio Diocesano “Santa Clara de Ocaña” y que se desarrollará en el presente curso 2017.

Además se constituyó nuevo Consejo Diocesano de Cáritas, que permitirá no sólo ser un observatorio de la realidad de las Parroquias sino también realizar un trabajo más eficaz llegando a más personas, acompañándolas y estando cerca de ellas.

En el balance de Cáritas Diocesana de Toledo el director de Cáritas Diocesana de Toledo ha puesto en valor y ha agradecido la ayuda de los más de 2.200 voluntarios que tienen la Archidiócesis, “que son un inmenso tesoro para nosotros”. Por este motivo ha organizado jornadas de formación para ellos y se ha celebrado la Escuela de Formación para el Voluntariado en Toledo (y este mes de enero en Talavera de la Reina). Para las parroquias se convocó la I edición de los Proyectos Caritativo Sociales, con el objetivo de emprender nuevos programas en las Cáritas Parroquiales.