Historia

Dominación árabe (siglos VIII-XI)

 

Yeserías árabes de la capilla del Corpus Christi,

en la parroquia de Santos Justo y Pastor, de Toledo

La ocupación de la Península por el ejército árabe (711) y la elección de la ciudad de Córdoba como su capital, hizo que la situación política y religiosa de Toledo cambiase. El número de cristianos disminuyó notablemente Y se alzó con fuerza la doctrina herética del arzobispo Elipando, impulsando el adopcionismo cristológico.

Los cristianos que, durante la dominación árabe, permanecieron fieles a la fe recibida de sus antepasados comenzaron a ser llamados mozárabes. Toledo se convirtió entonces en el principal foco de la mozarabía. A pesar de la pactada tolerancia religiosa, el templo basilical fue incautado por los invasores, quienes lo convirtieron en mezquita, conservando los cristianos algunos otros templos, como los de Santa Justa, Santa Eulalia, y Santa María de Alfizén, utilizada como basílica episcopal durante la dominación árabe. Con todo, la jerarquía católica continuó a lo largo de todo el tiempo de dominación árabe. De estos siglos han llegado a nosotros la casi totalidad de los libros litúrgicos del primitivo rito hispano, que comienza ya a denominarse mozárabe.

La persecución de los mozárabes a finales del siglo VIII, de sus reliquias y lugares venerados, provocó en Toledo la huida de comunidades enteras, que emigraron hacia las regiones septentrionales llevando consigo los más valiosos recuerdos Y restos cristianos que todavía conservaban.

 

 

Q